20/07/2018

Los Auténticos Decadentes invitan a Mon Laferte en el adelanto de su “MTV Unplugged”

Hoy, trasnoche acústica.

Juliana Wainzstein
Los Auténticos Decadentes

Esta madrugada, Los auténticos Decadentes estrenaron el primer adelanto de su Unplugged para MTV, que llegará a las bateas (y a la pantalla chica) en octubre. Interpretada junto a la chilena Mon Laferte, “Amor” es una relectura de una de las canciones de Hoy trasnoche, publicado en el 2000. Para dar su veredicto, el equipo de Silencio fue hasta el café y encaró la tarea en barra.

Joaquín Vismara: En su versión original, “Amor” era una balada punk, con mismas cuotas de dramatismo y sufrimiento. Dieciocho años después, Los Auténticos Decadentes desempolvaron a una perla extraviada de su repertorio y la reformularon en una cumbia andina que sugiere mudar la acción de la barra de un bar de ruta a la pista de baile de una kermesse de barrio. De a turnos, Jorge Serrano y Mon Laferte se pasan la posta para dar pie a una lectura que, aun lejos de la original, todavía sigue siendo sutil, narcótica, suave y fragante.

Sebastián Chaves: Que “Amor” en su versión acústica deje de lado sus rasgos de power ballad alternativa y se convierta (Mon Laferte mediante) en una cumbia para la patria grande, anticipa que Los Auténticos Decadentes se tomaron en serio su MTV Unplugged, incluso cuando el formato ya no genere demasiadas expectativas. Pero, sobre todo, es una reconfirmación de que las melodías de Serrano son tan refinadas que cualquier ropaje les queda bien.

Roque Casciero: A esta altura no hace falta argumentar demasiado a favor de la encantadora precisión con la que Los Auténticos Decadentes llegan al corazón de la música popular, pero siempre es un disfrute encontrarse con una nueva prueba. En esta versión unplugged junto a Mon Laferte, la calidez y profundidad de Jorge Serrano como compositor admiten una nueva lectura de un temazo que había quedado opacado por la tonelada de hits de Hoy trasnoche. Si allí “Amor” estaba más cerca de Rata Blanca y brillaba, ahora encuentra otra vida en versión cumbiera. Quedarse sin bailar no es una opción.