14/11/2019

El Mató a un Policía Motorizado vuelve a cantarle a la amistad en "El perro"

Suave como una noche de verano.

Juliana Wainsztein
El Mató a un Policía Motorizado

A dos años de La síntesis O'Konor, el disco con el que terminó de catapultarse por fuera del indie, El Mató a un Policía Motorizado estrenó un tema nuevo. "El perro" es el primer adelanto de La otra dimensión, el disco que la banda liderada por Santiago Barrionuevo publicará el 8 de diciembre, seis días antes de su show en Malvinas Argentinas. Para celebrar la noticia, el equipo de Silencio agarró la correa y el pretal y dijo esto al respecto.

Joaquín Vismara: Como si fuera una puesta en valor de su trilogía de EPs en la actualidad, "El perro" conjuga a la vez pasado y presente de El Mató a un Policía Motorizado. Con una secuencia mínima de estrofas como haikus repetidos en loop, Santiago Motorizado vuelve a cantarle a la amistad como antídoto contra todos los males de este mundo. Lo que antes era un caos en plan DIY, ahora es un bloque macizo de guitarras y sintetizadores moldeado para acompañar una progresión de acordes que en manos de cualquier otra persona podrían dar forma a un blues, pero acá se perfilan como la banda de sonido de un viaje al cosmos a bordo de un Renault 18.

Sebastián Chaves: El perro se escapa por los ruidos y se pierde. Él Mató se escapa de los ruidos y se encuentra. En esas consecuencias opuestas a partir de una misma causa, lo que se escucha (en palabras y música) es el dolor de saber que ese amigo está, pero en otro lado. Y ahí, en alguno de los melismas entrecortados con los que Santiago Motorizado termina las palabras “perdido” e “infernal”, parece abrirse esa grieta mínima, ese microsegundo indetectable que existe entre seguir esperando y tomar la decisión de derrumbar tu casa y construir de nuevo.

Roque Casciero: Aunque fue grabado en las mismas sesiones que los temas que fueron a parar a La síntesis O'Konor, "El perro" parece provenir de otra era de El Mató a un Policía Motorizado. Una en la que la búsqueda que desembocó en aquel disco estaba en sus primeros pasos y la personalidad que la banda había desarrollado hasta entonces todavía estaba en proceso de reconfigurarse. La estructura de versos que se repiten, esa sensación de incomodidad existencial frente a una ausencia y la guitarra como guía de la canción cruzándose con los teclados marcan esa transición, y probablemente también la razón por la que quedó fuera del álbum. "Puedo rendirme pero no quiero ser como era antes", canta Santiago Motorizado. Noticias de ayer (o de 2017 visto desde ahora): le salió más que bien.