15/02/2019

Duki y Dante Spinetta unen dos generaciones en "Verano hater"

Trap para todos y todas.

Cuando Gardel y Lepera aseguraron que 20 años no es nada, claramente veían venir que, casi un siglo después, Dante Spinetta (Buenos Aires, 1976) y Duki (Buenos Aires, 1996) iban a unir fuerzas en un single conjunto, denominado "Verano hater".

"Decile a tus amigas que no sean haters / que no hablen mal de mí", canta la mitad de IKV en el inicio de la canción. Los críticos de Silencio recogieron el guante y desmenuzaron con amabilidad y sin saña el track lanzado a primera hora del viernes. El tema está arriba; a continuación, las opiniones de nuestro equipo.

Sebastián Chaves: El blend generacional es claro. Dante, un pionero, y Duki, la gran novedad. “Verano hater” es un contrapunto entre la rudeza boom bap de uno y el melodismo trap del otro. De fondo, la base playera se ajusta más al flow derretido del creador de “She don’t give a fo” que al Kuryaki. Con todo, la cadencia sexual-canábica-estival se mantiene durante todo el tema y hasta se deja oír en las voces, que suenan pesadas, como si el autotune estuviese cargado de humedad. Porque así es el calor: una invitación a coger y también a fumar un porro con el próximo ser humano a una distancia bien prudente.

Andrés Betemps: Dante se aleja de la oscuridad de Puñal para volver con un tema de premisa veraniega y alegre. En su lugar de histórico dueño del patio en lo que a música urbana respecta, logra juntar fuerzas con Duki, el nuevo niño maravilla del que todos quieren ser amigos. El “Jefe” (como lo llama Duki) juega de visitante y el tema tiene pocos resabios de sonidos IKV. El resultado es un trap bien popero e inofensivo que no sorprende pero se digiere fácil, a fuerza de acordes mayores y un Duki cuya voz aparece para que cualquier centennial levante la oreja.

Ignacio Guebara: Ni trap ni hip hop: lanzar un single llamado "Verano hater" un 15 de febrero es un acto eminentemente punk. En una especie de punto medio entre los estilos de Dante Spinetta y Duki, y usando referencias a la cultura pop de distintas generaciones (Liberace, Dragon Ball), el tema construye un sonido que puede funcionar como puerta de entrada a la música urbana para neófitos. Esa característica hace que, a diferencia del esquema tradicional de las colaboraciones en esta parte del mundo -donde el consagrado "se cuelga" de la estrella en ascenso para rejuvenecer su carrera-, aquí sea Duki el que aprovecha las herramientas de la industria para hacerse conocer ante un público que lo supera en edad. Bien por él.