21/09/2020

Vera Spinetta - "Terso"

El sonido desarma la complejidad del pensamiento.

Vera Spinetta
7.8 10 31

Independiente

Vera Spinetta - "Terso"

Independiente
Puntaje de los lectores: (30 votos)

Vera Spinetta no sabe componer canciones. ¡Aleluya, hermanas y hermanos!

Porque, honestamente, está repleto de gente que escribe canciones de acuerdo a algún "manual" transmitido a través de creaciones anteriores, libros o incluso de declaraciones de músicos. Gente que tiene mil recursos para salir adelante con un estribillo ganchero, a la que ningún verso le resulta esquivo a fuerza de simplificación, a la que no se le complica la resolución de las melodías.

Hoy hay beatmakers, "cazadores" de samples, grupos de compositores al servicio de un single, campamentos de composición... ¡hasta especialistas en estribillos! Todo para que el oyente pueda tener otra canción que amontone feats, y unos interminables créditos de productores y colaboradores. Otra canción hecha por expertos, que pulse las cuerdas correctas para ser multiplicada por el algoritmo hasta que alguien pergeñe otra exactamente igual y, finalmente, la primera desaparezca del recuerdo.

Por eso es una excelente noticia que Vera Spinetta "no sepa" -sí, entre comillas- escribir canciones. Al menos, no con los moldes tradicionales ni con los de la nueva escuela. En los 26 minutos que dura Terso, su disco debut, la cantante, poeta y actriz parece ir encontrando el camino cada vez que da un paso adelante, con melodías que rehuyen a caer en los lugares comunes de los géneros de los que se alimenta, y palabras que por peso propio desafían las métricas convencionales y generan nuevas posibilidades melódicas.

Vera es hija de Luis Alberto Spinetta, por si hacía falta aclararlo. Ella fue el Pelusón of Milk, es la de la canción que lleva su nombre en Los ojos. Un peso enorme para sostener sobre las espaldas si vas a involucrarte con la música, como bien lo saben sus hermanos mayores, pero también un diferencial, porque parece haber recibido en el ADN esa cuota de "deformidad" (como diría Dante) que volcada a la música la convierte en única.

Foto: Camila Rodríguez / Gentileza

"El sonido desarma la complejidad del pensamiento / Entregamos el cauce de nuestros cuerpos en movimiento al aire", canta Vera Spinetta en "Incesante", la canción que abre el disco y que tiene uno de esos estribillos que no parecen serlo. La referencia más tangible es Björk, con toda la intangibilidad que eso implica: con Guido Moretti y Pablo Damián Bursztyn, la cantante engarza un caleidoscopio electrónico en el que el beat no es una intención dominante y los acordes son un modo de acentuar.

Vera canta afinada y precisa incluso cuando parece que va a perderse. Juega con los matices de su registro, los explora como si los estuviera descubriendo. Es como la cantante de jazz de un trío que cambió el piano, el contrabajo y la batería por un laboratorio sonoro que le permite otros recursos. La influencia de su padre aparece nítida, como ella reconoce en la fantasmagórica "Ave anexa". "Voy cayendo en tus manos que generan la aurora boreal / traduciendo con su vuelo los colores que aún no existen", repite, antes de una coda que desarma: "El día que no espero cubrirme en tu protección / sabe el tiempo que llevo buscandote".

"Blu" es la canción en la que Vera Spinetta se comunicó durante el embarazo con Azul, su segundo hijo (el padre del niño es Juan Mango, líder de Usted Señálemelo, y nació dos días antes de la salida de Terso). "Ya no habrá soledad / si a mi lado estás, creceremos", le canta como si prolongara el "Cada luz" que Luis Alberto le dedicó a ella.

La inminencia del encuentro con la persona amada atraviesa "Infatuación": "En tu boca comienza el mar / en la ausencia puedo interpretar / que el silencio reposará en tus ojos / que se funden en el cielo. /  No te alejes, te está esperando mi mañana", le canta. En "Contraluz", en cambio, las sensaciones son bien carnales: "Me estremecerás en la madrugada donde los colores ya no valen nada / y la pronunciación del amor está intacta".

"Terso", la canción que cierra el disco homónimo, deja de lado el arsenal electrónico y se sostiene en un piano, al punto de que el álbum termina cuando suena la tapa del teclado cerrándose. Hay un breve pasaje con la voz multiplicada y editada, pero no interrumpe la sensación de desnudez instrumental, de mostrar el juego sin artificios, después de años de esconderlo a los ojos del mundo. Ahí dice "Solo queda confiar en mí". Y lo bien que hace.

7.8 10 31

Independiente

Vera Spinetta - "Terso"

Independiente
Puntaje de los lectores: (30 votos)