19/01/2017

The xx - "I See You"

El trío de susurradores londinenses se anima a pisar la pista de baile.

The xx
8.6 10 10

Young Turks

The xx - "I See You"

Puntaje de los lectores: (9 votos)

"Dicen que estamos en peligro, pero no estoy de acuerdo / Si se demuestra que estoy equivocado, mala mía". Con una fanfarria soulera y un beat electrónico a velocidad reglamentaria para la pista de baile, los primeros veinte segundos de “Dangerous” condensan más intensidad que toda la obra previa de The xx. La escena sigue en crescendo constante: Oliver Sim y Romy Madley Croft se turnan para el protagónico en una historia de superación de adversidades (que en el disco son varias y con diversas formas, pero en este caso es la mirada de los otros), mientras, de fondo, Jamie Smith construye de a poco un festín electrónico para corazones solitarios.

Gran parte del atractivo de I See You radica en el juego de diferencias que presenta respecto a sus antecesores. Publicados en 2009 y 2012 respectivamente, xx y Coexist encontraban su razón de ser en un minimalismo gélido plagado de grandes intenciones esbozadas con la menor cantidad de recursos posibles: canciones como susurros recitados en cámara lenta, construidas sin mucho más que un arpegio sutil, un bajo intermitente y alguna programación microscópica. La fórmula, si bien creativa, parecía no poder resistir una nueva reutilización sin que las costuras comenzasen a quedar a la vista, y es probablemente por eso mismo que su tercer disco se presenta como su variante expansiva.

Para entender el cambio de rumbo (pero no de ánimo) de The xx, las claves parecen estar en la figura de Smith. No sólo porque se desempeña como arreglador, productor y arquitecto sonoro del grupo, sino también porque en 2015, bajo el alias de Jamie xx, publicó In Colour, un álbum solista en el que trabajó durante cinco años para dar con “música electrónica que no sea de ninguna era”, tal como lo definió. El resultado final, más cerca del UK Garage y el house que del dream pop etéreo, parece haber sido el propulsor principal de la lavada de cara de The xx.  

The xx

"Say Something Loving" y "Lips" terminan de redondear la idea, ambas planteadas desde la búsqueda de balance entre el mid tempo y el groove, y con la necesidad desesperada de afecto como hilo narrativo. La reformulación pensada para la pista de baile se vuelve luego el centro de "A Violent Noise", en la que Sim se ubica a sí mismo como perdido dentro de un boliche, en un hábitat que no es el suyo ("La melodía es cantada, pero no conozco la voz / Ahora salgo, pero cada beat es un ruido violento"). Ese tipo de angustia existencial redobla la apuesta en "Replica", a velocidad de trip hop y plagada de líneas ínfimas de guitarra mientras un piano remata cada compás con un solo acorde sostenido. Después de que el bajista se plantea sobre su propio derrotero ("¿Sigo a la noche o la noche me sigue a mí?"), el estribillo arroja un manto de esperanza que erradica la congoja dominante de las estrofas, mientras Smith arma un telón sonoro compuesto por suspiros y exhalaciones de Madley Croft.

A la altura de "Performance", la versión 2017 de The xx alcanza su mejor forma. Mientras el bajo de Sim camina sigiloso, Smith aporta unas notas de violín procesadas para que Romy se lamentea por una despedida que podría haber tenido mejor final. Antes de que el tema termine, todos los sonidos se esfuman y queda ella sola con su guitarra reverberada, en un fade out tan climático como sentimental. Poco después, "Brave For You" va de menos a más, una galería de sonidos mínimos que desemboca en una base rítmica que se construye con la misma rapidez con la que se desarma, sin solución de continuidad.

Construida sobre un sample de Hall & Oates, "On Hold" presenta las dos campanas de una separación que va del repaso de errores propios a la recriminación ajena. Por contraste obvio, "I Dare You" se define como su contracara, un electropop de paso firme que plantea las bondades narcóticas de la bonanza sentimental. Sobre la hora, casi como un timonazo brusco, "Test Me" pone las cosas sobre terreno familiar: una percusión electrónica que suena como una gotera a lo lejos sirve de andamio para una balada de piano a 30 mil cuadros por segundo. Después de que Madley Croft exprima sus vulnerabilidades por última vez, el último minuto se llena de intensidad con loops y audios manipulados, pero el fervor se frena de golpe de un momento al otro, casi una metáfora de lo que el trío lleva esbozando en cada una de sus canciones desde hace ya ocho años .

8.6 10 10

Young Turks

The xx - "I See You"

Puntaje de los lectores: (9 votos)