06/04/2016

The Last Shadow Puppets - "Everything You've Come to Expect"

Alex Turner y Miles Kane pegaron el estirón.

7.4 10 21

Sony Music

The Last Shadow Puppets - "Everything You've Come to Expect"

Puntaje de los lectores: (20 votos)

Las sociedades compositivas son algo difícil de mantener en equilibrio. Cuando quienes se juntan no conviven bajo el techo del mismo proyecto artístico, los tironeos son inevitables. Alex Turner y Miles Kane parecían tenerlo en claro desde un principio cuando crearon The Last Shadow Puppets en 2008. Mientras Arctic Monkeys pasaba de revelación a grupo de estadios, su cabecilla decidió unir fuerzas con el por entonces cuasi ignoto líder de The Rascals, y el resultado final no estaba emparentado ni con el garage de hormonas alteradas del primero ni con el revival guitarrero del segundo. The Age of the Understatement, el debut del dúo, oscilaba entre el folk y el pop barroco, una fórmula que rindió tan bien en su momento que valía la pena volver sobre ella ocho años después.

Grabado en el estudio que Rick Rubin tiene en Malibu, Everything You’ve Come to Expect reunió a Turner y Kane bajo las órdenes del productor James Ford, de Simian Mobile Disco. Los nombres son los mismos, pero ahora el cuadro es distinto. En el tiempo transcurrido entre un disco y otro, Arctic Monkeys dejó de ser una banda de pub para convertirse en un monstruo de estadios y Kane disolvió a su grupo para dedicarse a una carrera solista que le valió un nombre con peso propio. A ese se le suma el inexorable paso del tiempo: los veintipocos que contaban en 2008 no son los treinta que acusan hoy en día. Adiós adolescencia, bienvenida la adultez.

Lo que se mantiene intacto es el ejercicio de la nostalgia de una época que ninguno de los dos vivió, pero parece haber estudiado al detalle. Tras una introducción casi cinematográfica, "Aviation" pone a una guitarra surf a cabalgar sobre una base beat. Mientras el ritmo impulsa sesentismo, Kane toma la posta  y retoma algún consejo de su infancia ("Mi mamá me enseñó que tenés que empezar como si quisieras hacerlo mal / Porque sino nunca lo vas a entender bien") para luego marcarle la cancha a una mujer que jugó con sus sentimientos y a la que quiere demostrarle que él es quien domina la situación ("Señorita (sic), no te me acerques así tan puesta de merca / Porque te puedo escuchar perfectamente desde acá").

everything-youve-come-to-

En "Miracle Aligner" el dúo cruza de vereda y Turner manda a una chica a recuperar al hombre que la abandonó en un clima spectoriano, con un espeso colchón de cuerdas de fondo. Ese clima pop casi barroco (y por momentos psicodélico) domina el juego en "Everything You’ve Come to Expect" y en la balada en cámara lenta "Dracula Teeth", en la que el amor se convierte en un paseo por un Laberinto del Terror de parque de diversiones ("Lapiz labial en mi almohada a través de mi mejilla / La luna llena brilla en tono amarillo y los pisos de madera crujen / C’est Horrifique!").  Y de los sentimientos a las hormonas hay un solo paso, como lo muestra el pulso disco old school de "The Element of Surprise" y su prosa poco amiga de las sutilezas ("Avisame cuándo querés que se te caigan las medias").

Como para no atascarse con una sola fórmula, Everything… tiene momentos de intensidad firmados por Kane que destacan por contraste. "Bad Habits", primer adelanto del disco, es un rock garagero sostenido por un leit motiv de piano al borde de la disonancia, todo puesto al servicio de uno de los lugares comunes más efectivos de la lírica rock: el de no poder dejar de frecuentar a una mala influencia ("Debí saber, chiquita, que me harías mal / Debí saberlo por la manera en la que presumís"). El pase de facturas continúa con menos esmero en "Used to Be My Girl", en la que el rencor erradica toda posibilidad de la firma de un armisticio ("Soy un falso, un farsante, un fraude, una serpiente / Dame todo tu amor así te puedo llenar con odio  / Mi corazón se derritió ayer como el tuyo").

Aun cuando sus integrantes ya no comparten el protagonismo y cada uno transita su papel mientras el otro oficia de actor secundario, The Last Shadow Puppets todavía sabe cómo exprimir su gracia. Contrario a lo que hace cada uno por separado, los mejores momentos del disco se dan cuando más bajan las revoluciones. "Sweet Dreams, TN" es una balada dramática en la que Turner abre su corazón como un crooner de los barrios bajos de Sheffield ("Es una mierda sin vos, nena / Es como si todos fueran pelotudos sin vos acá / Y me enamoré (…) No reconozco a este tonto en el que me convertiste"), y "The Dream Synopsis" conjura cierta épica beatle. Sobre acordes suspendidos de piano y una guitarra slide harrisoniana, Turner y Kane se turnan para despedirse con un estribillo enigmático: "Visiones del pasado y del posible futuro / Se disparan por mi mente y no las puedo soltar / Imágenes inseparables que se oponen / ¿Cuándo podrás volver?". Ojalá no vuelva a pasar tanto tiempo.

7.4 10 21

Sony Music

The Last Shadow Puppets - "Everything You've Come to Expect"

Puntaje de los lectores: (20 votos)