15/07/2016

The Kills - "Ash & Ice"

Súper electro-blues para consumo personal.

The Kills
6.8 10 5

Domino

The Kills - "Ash & Ice"

Puntaje de los lectores: (4 votos)

El primer disco en cinco años de The Kills, el dúo formado por Alison Mosshart (la rubia de Miami) y Jamie Hince (el ex de Kate Moss), tiene 13 canciones que insisten en la combinación blues de raíces + ornamentos electrónicos, a pura voz, guitarra y baterías programadas, para concebir un tipo elegante pero picante de electroblues hecho en (para) el siglo XXI. El detalle del hiato autoimpuesto desde el antecesor Blood Pressures y la cantidad de canciones -éste es su disco más largo- revelan algunas cuestiones extramusicales que deben ambientar su escucha. Un accidente en la mano sufrido por Hince lo dejó, casi como a un jugador de fútbol mal operado, con una persistente dolencia en el tendón de un dedo que incluso, se cuenta, lo llevó a tener que "aprender" a tocar la guitarra de otra manera.

Detalle anecdótico al margen, eso no se nota mucho en el resultado pero sí determinó la pausa, que llevó a preguntarse alguna vez -tampoco es que había operativo clamor por su regreso- qué había sido de la vida de esta banda de dos que apareció como rebote de las otras y más famosas bandas de dos (The White Stripes y por qué no The Black Keys). Es de suponer también que, dada la ausencia discográfica de un lustro, las canciones se les hayan acumulado y de la cosecha total, la siembra de 13 como número final haya resultado consecuencia natural, deseada. En fin: tardaron, se hicieron esperar. En el medio, ella sumo horas de vuelo con Jack White y The Dead Wheater, él se casó con la modelo inglesa más rockera de la historia, después se jodió la mano, y se separó luego de cuatro años de matrimonio.

Ash & Ice es el primer disco de The Kills en la era del streaming. El ruido alrededor habló de un "regreso" (hay gira mundial en marcha también) y cierto morbo se disparó luego de conocerse la noticia de la separación matrimonial. Esto último se traduce en la búsqueda de mensajes ocultos en las letras, el teñido de rubio de Alison que la hace parecerse (solo por eso, nobleza obliga) con Kate y el videoclip oscuro de "Doing It to Death", donde se los ve al frente de un particular cortejo fúnebre. El condimento extra lo puso la siempre creativa prensa inglesa. Que por cierto, partió de unas declaraciones del hombre quejándose que la separación había derivado en "opiniones negativas" sobre sus nuevas canciones. Los detalles de la separación, infidelidades de Kate, depresión de él, nuevos romances, etcétera, están a un click de distancia, por cierto.

The Kills

Hasta ahí, la forma. Que parece y suena más atractiva que el fondo… Bueno, sin dejarse llevar por el siempre atractivo cinismo crítico, lo que aquí puede escucharse es bastante más de lo mismo. Es decir, si te gusta escuchar ecos de blues rural en medio de programaciones percusivas cruzadas por oportunos guitarrazos, algunos riffs & beats que introducen a canciones nacidas para musicalizar publicidades de Hugo Boss y demás marcas de consumo global "con onda", acá tenés bastante y bien hecho. Hay, añadidos, guiños a ritmos brasileños, africanos y cosas por el estilo, algunas baladas al piano -en donde luce el registro vocal de Mosshart, bueno es destacarlo-, letras medianamente autoconfesionales y el encanto mismo, intrínseco, que propone la combinación de tradición y futurismo. Una máquina de superblues.

Repaso: ellos surgieron como un experimento interocéanico de intercambio de grabaciones en la ruta Londres-Miami, a caballo del revival garage del nuevo siglo (otra vez White Stripes, otra vez Black Keys). Pero trascendieron la moda y se instalaron en un lugar relevante de la escena rocker del primer mundo, por méritos propios. Por onda, canciones y sonido. Eso se mantiene, tanto como los jeans ajustados y las camperas de cuero. Están las programaciones, están los riffs, ahora suman baladas casi casi rurales ("That love" es buenísima). Son capaces de hacerte mover la cabecita si escuchás "Impossible Tracks", tal vez la canción más certera del disco. Esa que tenés que poner para mostrarle a alguien quiénes son The Kills (también se puede mostrar la última, "Whirling Eye"). Suficiente, puede concluirse. Para las revoluciones sonoras, habrá que esperar la siguiente estación. Y en manos de otros motoristas.

6.8 10 5

Domino

The Kills - "Ash & Ice"

Puntaje de los lectores: (4 votos)