20/11/2018

The Good, the Bad & the Queen – “Merrie Land”

La vida después de Brexit.

The Good, the Bad & the Queen
7.9 10 23

Studio 13 / Warner

The Good, the Bad & the Queen – “Merrie Land”

Studio 13 / Warner
Puntaje de los lectores: (22 votos)

En 2007, Damon Albarn creó The Good, the Bad & the Queen para retratar las miserias de la ciudad que tantas gratificaciones le había dado. A lo largo de las 12 canciones de su disco homónimo, el cerebro creativo de Blur y Gorillaz escribió sobre la otra cara de Londres: una ciudad que se perfilaba como un faro creativo en los 90, se había convertido una década después en un paisaje desolador, un páramo post apocalíptico dominado por crisis financieras y un viraje político preocupante. Once años después, el supergrupo que completan Tony Allen (Fela Kuti), Simon Tong (The Verve) y Paul Simonon (The Clash) volvió al ruedo ampliando su objeto de estudio al país entero y su estado actual.

En las formas y el contenido, Merrie Land es una carta de despedida al Reino Unido (o al menos, a la idea que el propio Albarn tenía sobre él) tras el Brexit. Todas las evocaciones geográficas e históricas que aparecen en sus casi 40 minutos de duración son hechas desde la añoranza de tiempos mejores, y así es cómo la canción que da nombre al disco se encarga de plantar bandera. Como si fuera la música de un carrusel en un paisaje abandonado, el primer tema del álbum se planta como un adiós, sólo que no a una persona sino a una nación, con alegorías a la Gran Bretaña preindustrial en su relato. La peregrinación hacia el norte continúa en “Gun to the Head”, una melodía de feria con ornamentación barroca que describe la vida en los rincones rurales de Gran Bretaña, donde es posible militar la portación de armas y al mismo tiempo amar a los animales.

Desde su título, “Nineteen Seventeen” es una alusión al año en el que el Reino Unido sufrió el mayor impacto de la Primera Guerra Mundial, sostenida por una polirritmia de Allen y teclados lúgubres. Es una canción sin estribillo en la que Albarn se pone en la voz de un soldado caído en el frente de batalla (“Dejo un pequeño pedazo de Inglaterra en un campo en Francia”). La distopía le gana a la realidad histórica en “The Great Fire”, un esbozo mínimo que sin aviso previo se transforma en un dub espeso y oscuro en el que cuenta como un grupo de boy scouts monta una fogata en un campo de golf donde ya no flamea la Union Jack. Con sus aires clasicistas y el agregado de un coro galés, “Lady Boston” suma a la galería de personajes a una doncella que contempla su propio escenario intentando entender qué fue lo que pasó.

The Good, the Bad & the Queen

De a poco, The Good, the Bad & the Queen permite jugar con el pasado de sus propios integrantes. “Drifters and Trawlers” es un ska juguetón de esos que The Clash convirtió en estandarte propio, en el que un pescador reflexiona desde la borda de un barco mientras mira todo lo que dejó atrás (“Cuando el mar es vidrio y la tierra es  aún oscura / Arrojá tus miedos, arrojá tus redes y arrojá tu pasado /  Cuando te tomó la mitad del día en superar las olas, te escindís”).  “The Truce of Twilight”, en cambio, es Gorillaz sin el componente hip hop y con una cuota de dancehall. Con alegorías a leones y unicornios, figuras clave de la simbología británica, Albarn ve un país plagado de gente sin techo y se pregunta cómo fue que todos dejaron que eso ocurriera (“Conscriptos en rangos, miren lo que hemos hecho / Los irresponsables y los perezosos, miren en los que nos hemos convertido”).

En “Ribbons” se da un encuentro agridulce. En el contexto de un folk arpegiado y embellecido con un arreglo de cuerdas, el autor de “Parklife” enumera los colores de los distintos listones de los países que componen el Reino Unido, sólo para sacar como conclusión que las batallas entre ellos sólo tuvieron como saldo muertes y no una unión real. Quizá como reflejo, “The Last Man to Leave” es su manera de procesar la bronca, una galería de sonidos en la que su letra parece un flujo de conciencia dominado por la resignación ante el presente de su propio país (“Soy el último hombre en irse, y ahora me fui lejos / ¿Qué vas a hacer vos?”).

The Good, the Bad & the Queen hace su despedida definitiva en “The Poison Tree”, un dub melódico en el que parecen entender que ya no hay vuelta atrás. “Si tenés sueños que guardás y me estás dejando, te veré en la otra vida / Te soltaré para que encuentres tu tierra prometida / Si me estás dejando, es realmente triste”, canta Albarn entre falsetes, en una letra propio de una canción de desamor, sólo que esta vez no está dirigida a una persona.

7.9 10 23

Studio 13 / Warner

The Good, the Bad & the Queen – “Merrie Land”

Studio 13 / Warner
Puntaje de los lectores: (22 votos)