08/03/2019

Solange – “When I Get Home”

A donde vamos no (siempre) necesitamos canciones.

8.6 10 3

Columbia

Solange – “When I Get Home”

Puntaje de los lectores: (2 votos)

Vi cosas que imaginé“, canta Solange, y el verso se repite siempre con leves condensaciones y desplazamientos rítmicos. Las palabras se caen y se acomodan como piezas de Tetris que no siempre encuentran su mejor posición, igual que ese recuerdo que cada vez que vuelve lo hace distinto que ayer pero casi igual. En menos de dos minutos (1:59 para ser exactos), la menor de las Knowles configura el talante de When I Get Home, su nuevo álbum de estudio. Si en su disco anterior reclamaba un lugar en la mesa a fuerza de canciones hechas y derechas, ahora, sin nada que demostrar, se mueve con total libertad para entregar un compendio de tracks donde la música seduce más por lo que insinúa que por lo que muestra.

Y no es que Solange busque negar a la canción como el fetiche pop por excelencia, sino que, en el contexto de la Black American Music, la entiende como una circunstancia. Más ocupada por el contenido que por la forma, delinea su propio caleidoscopio r&b a partir de la combinación de estilos, climas oníricos y un collage de melodías que no necesariamente se desarrollan ni recapitulan. Claro que hay potenciales hits: en “Down With the Clique” va de un falsete impoluto a recuperar lo mejor de Erykah Badu mientras de fondo el dúo de jazz experimental Standing On The Corner pretende musicalizar una de Hitchcock; y en “Stay Flo” domina el beat como si estuviese rapeando en un spa para cantar un verso que parece definir a la identidad afroamericana en tiempos de Trump, pero también el efecto que produce su música en el escucha (“Los negros se desvanecen y lo sienten en sus rostros“).

Es que las ideas musicales de Solange en When I Get Home no tienen un final cerrado. Se deforman, mutan y, sobre todo, seducen con el encanto de lo irresuelto. “Almeda”, con participación clave de Playboi Carti, tiene tanto de jazz como de trap tracción a sangre y termina fundiéndose con “Time (is)”, que tiene a Sampha de invitado. Pero los feats, ese gran recurso de época para ostentar contactos y retroalimentar clicks, no están especificados en Spotify. Hasta en ese detalle el disco esconde sus medios de producción para jugar al misterio. En “My Skin My Logo”, la canción siguiente, la cantante completa su tetralogía de colaboradores con Gucci Mane y Tyler, The Creator, a quienes pone a rapear sobre una subdivisión bluesera en un hip hop atravesado por la índica más espesa.

Hacia el final del disco, el mecanismo de continuidades y rupturas se acentúa. “Jerrod” y “Binz” se conforman como una suite conjunta que va desde la balada soul a un cierre con un flow aniñado, y el interludio “Exit Scott” (uno de los cinco que tiene el disco) muestra raptos de gospel que desembocan en “Sound of Rain”, en la que Solange saca a relucir su versatilidad vocal y todo lo que aprendió del r&b noventoso. Para “I’m a Wtiness, el último tema, retoma los versos finales del track inicial: “Haciéndome cargo de la luz“, repite subiendo los agudos en un gesto que tiene tanto de ascenso celestial como de empoderamiento puertas a dentro.

En su carácter de obra breve y de formas irregulares, When I Get Home se ensambla como un ensayo sobre el futuro no tan distante de una persona que ha levado anclas para viajar al centro de sí misma. Los pensamientos, las convicciones y los sonidos están ahí, presentados en su totalidad pero dispuestos a redefinirse y desarrollarse a lo largo de la travesía. Las conclusiones y canciones finales se resolverán, o no, cuando Solange llegue a su casa. Pero ojalá que para eso todavía falte mucho.

8.6 10 3

Columbia

Solange – “When I Get Home”

Puntaje de los lectores: (2 votos)