28/04/2016

Santana - "Santana IV"

Borrón y cuenta nueva para un demorado regreso a las raíces.

6.7 10 6

Sony Music

Santana - "Santana IV"

Puntaje de los lectores: (5 votos)

La historia de Carlos Santana puede leerse como el guión de una mala película de auto superación. Nacido en Jalisco, México, el guitarrista se mudó a San Francisco a comienzos de los 60, y pudo ser testigo y protagonista del mestizaje cultural de la región. Al frente de un grupo de improvisaciones rabiosas al que nombró con su apellido, Santana se encargó sobre el final de la década de encontrar el punto de equilibrio entre la psicodelia y sus orígenes latinos, una fórmula lo suficientemente llamativa para la época como para ameritar su presencia en el festival de Woodstock, con una performance incendiaria e histórica. Pero todo lo que sube, tiene que bajar…

Después de demostrar en tres discos (Santana, Abraxas y Santana III) cómo el rock, la salsa y los ritmos afrocubanos partían de una misma raíz, Carlos decidió que, si su apellido era el que estaba al frente, bien podía convertirse en el capitán despótico del barco y convertir a la banda en un elenco rotativo. En consecuencia, Santana (la banda, pero también el guitarrista) pasó más de dos décadas a la deriva, boyando entre una veintena de álbumes de jazz fusión, y búsquedas en piloto automático que poco y nada tenían que ver con el chamán en trance que se volvió una de las imágenes emblemáticas del festival que pregonaba tres días de amor, paz y música.

Hacia fines del milenio, Santana reflotó como una caricatura de la cultura latina en Estados Unidos. Con dos discos cortados por la misma tijera (Supernatural, de 1999, y Shaman, de 2002), Carlos reapareció en el mundo como el guitarrista de un elenco rotativo de feats (de Michelle Branch a Eric Clapton, pasando por Maná, Alejandro Lerner y Plácido Domingo) que encajaban a la perfección con la versión pulida de lo que en América del Norte entienden como lo opuesto a lo anglosajón en el continente. Discos como Guitar Heaven, con covers de Led Zeppelin, AC/DC, T-Rex y demás, o su homenaje a la música latina con Corazón, sólo sumaron más peso a una embarcación averiada. Ante el descrédito constante, la solución parecía una sola.

A 43 años de la última vez que compartió un estudio con la formación original del grupo, Santana se reunió con sus ex compañeros (Neal Schon en guitarra, Gregg Rolie en teclados, Michael Carabello en percusión y Michael Shrieve en batería). Junto al bajista Benny Rietveld, el quinteto buscó recuperar el espíritu incendiario de sus primeros tres discos, algo perceptible en "Shake It", con la guitarra de Carlos en eterno zigzag mientras de fondo las timbaletas arden. La fórmula redobla la apuesta en "Love Makes the World Go Round", que aplica una descarga de 220 voltios a una salsa sanguínea, con Ronald Isley como cantante invitado. La búsqueda disminuye la intensidad en "Anywhere You Want to Go" y los ocho minutos pseudo jazzeros de "Fillmore East", pero engrosa su músculo con "Echizo", otra zapada lisérgica en la que Carlos Santana por momentos logra borrar la imagen de sus últimos años.

Aunque los protagonistas sean los mismos, el resultado puede diferir del original. "Choo Choo" responde al estereotipo más trillado de lo que es la cultura latina vista desde Estados Unidos, un papelón sólo salvado por el Hammond de Rolie. Más paradójico resulta que su coda, "All Aboard", ubicada en el track siguiente, alcance en dos minutos todo lo que su antecesor no pudo lograr en más de cinco. Tampoco ayuda a desmitificar estereotipos los aires abolerados de "Sueños", con Santana entregado al virtuosismo en una guitarra española, o "Caminando", un mestizaje de dudoso origen que sólo se salva con una cita casi involuntaria a "Roadhouse Blues".

Con una duración por demás excesiva (75 minutos repartidos en 16 tracks), Santana IV tiene el mérito de intentar recuperar el momento de mayor libertad creativa de sus integrantes. El problema es que donde antes había búsqueda sin paracaídas ni red protectora, hoy hay una banda de músicos con oficio y experiencia que saben cómo llegar adonde quieren, con un profesionalismo tan rígido que a veces hace pensar que todo está demasiado calculado. Aun así, siempre será bienvenido el sendero que mantenga a Carlos en esta búsqueda y lejos de responder a la necesidad imperiosa de ganar relevancia colgándose de los nombres en alta rotación del momento.

6.7 10 6

Sony Music

Santana - "Santana IV"

Puntaje de los lectores: (5 votos)