23/10/2015

New Order - "Music Complete"

Los de Manchester sabrán por viejos, pero más saben por diablos.

7.9 10 8

DBN

New Order - "Music Complete"

Puntaje de los lectores: (7 votos)

Los últimos dos shows que New Order dio en la Argentina no abrían grandes expectativas acerca de su retorno a las bateas: en Obras (2011) y el primer Lollapalooza (2014), lo que se vio sobre el escenario fue una versión desangelada de la banda que le marcó el pulso a la pista de baile más rockera posible desde los 80. La falta del bajista Peter Hook, que no quiso regresar al grupo tras la separación de 2006 –con su show de despedida en Buenos Aires-, le restaba onda en vivo, algo que no podía aportarle la vuelta de la tecladista Gillian Gilbert.

Sin embargo, suena “Plastic” y los parlantes explotan: el corazón bombea al ritmo de una base que parece patentada por Giorgio Moroder, mientras Bernard Sumner intercambia voces con Elly Jackson (La Roux). Y cuando el tema se diluye en una coda electrónica, entra “Tutti Frutti”, que redobla la apuesta de eurodisco rockero. Esto suena tan esencialmente New Order y al mismo tiempo tan moderno que no queda otra que reconocer –una vez más- lo crucial que es, hoy mismito, el sonido que los de Manchester patentaron y ahora retoman.

“Restless”, que abre Music Complete, es una continuidad sonora de la encarnación 00 del grupo -que luego reaparece en “Academic”-, con una letra que discurre sobre “el mundo cambiante” y la importancia de un poquito de amor por encima del materialismo. Le sigue “Singularity” -con bajos pensados en base a lo que podría haber imaginado Hooky-, que remite a la primera etapa de New Order, cuando sus integrantes aún no lograban que se desvaneciera la oscuridad y la tragedia de su pasado en Joy Division. Bah, nunca lo consiguieron del todo, pero en ello también radica todavía hoy buena parte de su atractivo.

Después del tándem “Plastic” – “Tutti Frutti”, una guitarra a lo Nile Rodgers abre el camino de “People on the High Line”, una suerte de acid house disco que genera el inmediato deseo de viajar a Manchester y hacer piquete hasta que reabra The Hacienda. El beat continúa alto en la extraña “Stray Dog”, en la que Iggy Pop recurre a lo más cavernoso de su garganta para recitar un poema de Sumner sobre los secretos del amor incondicional. ¿New Order quiso hacer su propio “Giorgio by Moroder”? Meterlo en el medio del disco fue por lo menos anticlimático...

A partir de ese tema, Music Complete parece entrar en declive. “Nothin but a Fool” sorprende con su comienzo de cuelgue con guitarra acústica y bongó, pero la entrada de la batería de Stephen Morris y la voz de Sumner no logran hacer que la canción levante. Otra vez, la línea de bajo lleva a pensar en Tom Chapman fotocopiando -con poco toner- a Peter Hook. Y “Unlearn this Hatred” y “The Game” no aportan demasiado, más allá de la familiaridad de su sonido.

Pero “Superheated” vuelve a poner las cosas en su lugar para el final, con Brandon Flowers como invitado: en una suerte de balada melancólica pero con el beat a mil, los teclados épicos hacen pensar en The Killers recibiendo todas y cada una de las lecciones de New Order. Porque los de Manchester sabrán de esto por viejos, pero más saben por diablos.

7.9 10 8

DBN

New Order - "Music Complete"

Puntaje de los lectores: (7 votos)