28/10/2015

Los Espíritus - "Gratitud"

El gen afro de La Paternal.

7.3 10 27

Los Espíritus - "Gratitud"

Independiente
Puntaje de los lectores: (26 votos)

El 28 de enero de 2014, Andrés Ciro publicó en su cuenta de Twitter el video de “Lo echaron del bar” -un tema del debut homónimo de Los Espíritus-, en el que quizás haya sido el cruce más notorio entre mainstream y under en el nuevo milenio. Si bien los puntos de conexión entre el sexteto que lideran Maxi Prietto y Santiago Moraes, y la estética que ha dominado la obra del actual líder de Los Persas no se unen en línea recta, subyace en ambos mundos un elemento generalmente relegado en el rock made in Argentina: el gen negro.

Y ese elemento persiste en las diez canciones que componen Gratitud. Porque donde Los Piojos construían sus propios candombes, Los Espíritus hacen sus blues, gospels y, claro, espirituals telúricos, todos imbuidos por una calma desértica y una atmósfera espacial. Como si Santana (el de Abraxas, no el que grabó con Maná) fuera atravesado por Spaceman 3, “La Crecida”, un mantra monolítico que estructura su forma a partir de las necesidades líricas, establece el tono general del disco. “Perro Viejo” deviene en una aguafuerte de La Paternal para que el barrio aparezca , al igual que en el imaginario piojoso, más en carácter pintoresquista que como estandarte de resistencia.

El tridente “Mares” - “Alto Valle” - “Gratitud” deja en claro que por más que eventualmente intensifiquen el pulso, Los Espíritus (y los espíritus) prefieren la calma. Al estar atravesados por la narrativa post-rock, el clímax es más excepción que regla. Y entonces cobra sentido la elección de “Pelea Callejera”, de 2 Minutos, como único cover. Una de las pocas letras del Mosca con final abierto (no se sabe cómo termina la historia una vez que “La policía acudió al instante al lugar”), se refresca en el pasaje de punk meteórico a rock and roll sórdido.

“Las Cortinas” y “El Palacio” cierran Gratitud en forma de saga. “Si voy por la oscuridad / Quiero perder a ese testigo / Que es mi sombra”, canta en la primera una especie de Llanero Solitario sureño, que en el tema final no puede hacer otra cosa que, resignado, evidenciar la falta: “Fui al palacio, vi el palacio / Y no había oscuridad / Ni una sombra”.

Aunque Los Espíritus hayan construido gran parte de su reputación en base a sus presentaciones en vivo, Gratitud logra su cometido, deja con ganas de más (de lo mismo) y no hace extrañar la ausencia de potenciales hits (“Negro Chico” puede ocupar ese espacio más por la volatilidad de las otras canciones que por contextura propia). Blues primitivo, periférico y paciente, las tres P que ubican a Los Espíritus mucho más cerca de Tinariwen que lo que indica el mapamundi.

7.3 10 27

Los Espíritus - "Gratitud"

Independiente
Puntaje de los lectores: (26 votos)