21/09/2019

Liam Gallagher - "Why Me? Why Not."

Por favor, perdón y gracias.

Liam Gallagher
7.0 10 63

Warner

Liam Gallagher - "Why Me? Why Not."

Warner
Puntaje de los lectores: (62 votos)

A Liam Gallagher le tocó la extraña suerte de comenzar su carrera en solitario más de dos décadas y media después de su inicio en la música. En todo ese tiempo fue muchas cosas: la voz ideal para los himnos de estadio de su hermano Noel en Oasis, el hooligan que la Cool Britannia pedía y merecía, el cantante obstinado en no perder la masividad en Beady Eye, el adulto errático en sus relaciones familiares y el tipo que sacó su primer disco solista a la edad en que muchos de sus colegas ya planean el greatest hits para abultar la jubilación en el futuro. Después de un primer paso titubeante, Gallagher logró traducir tanto bagaje a cuestas en lo que probablemente sea lo más confesional de su trayectoria.

En un contexto en el que los estrellas arrogantes son una especie en extinción que nadie parece muy dispuesto a preservar, Why Me? Why Not. se perfila como la adaptación de Gallagher a los tiempos que corren. El comienzo con “Shockwave” pasa casi como una falsa alarma: un rasgueo de una Telecaster aguda y un yeite de armónica sugieren un blues pantanoso, pero la expectativa se deshace entre citas a Black Rebel Motorcycle Club y los Stones en música y letra, respectivamente, y un estribillo que suena como si The Who hubiera arrancado su carrera tocando en el Etihad Stadium. Una introducción rockera para un disco que no lo es tanto. 

El hilo central del álbum parece ser una veta intimista y biográfica. Al segundo tema, “One of Us”, Liam Gallagher se mueve entre Richard Ashcroft y Starsailor en una canción en la que, con absoluta falta de sutileza, sugiere que su hermano tiene tantas ganas como él de volver con Oasis (“Vamos, yo sé que querés más / Vamos, abrí la puerta / Después de todo te darás cuenta de que siempre fuiste uno de nosotros”). Poco después, en “Now That I’ve Found You”, convierte un pop de cepa británica en un mea culpa público con su hija Molly Moorish, con la que tomó contacto cuando ella cumplió los 21 (“Sé que es tarde para canciones de cuna, pero el futuro es tuyo y mío, ahora y por siempre”).

Liam Gallagher
Foto: Juliana Wainsztein

Y si hay algo que Gallagher no está dispuesto a dejar de lado es su devoción beatle. El título del disco está tomado de dos autorretratos dibujados por John Lennon que adquirió en una subasta y el espíritu del autor de “Imagine” sobrevuela cada rincón de “Once”, una balada en slow motion sobre las oportunidades perdidas, y reaparece en la menos inspirada “Alright Now”, donde brillan más la ornamentación setentosa (una batería seca, las cuerdas empastadas, los coros enterrados en la mezcla) que el objeto de estudio. La pleitesía por los Fab Four se completa con “Meadow”, una correcta interpretación de la visión artística de George Harrison, no sólo desde lo sonoro (las guitarras acústicas con acordes aumentados, el solo de guitarra slide), sino también desde el pequeño vuelo filosófico de su letra (“Dejame encontrar un prado vacío donde la nieve cae sobre la hierba / Nada real puede borrarse de la memoria, pero nada perdura”).

Aún más inspirado y menos disperso que su predecesor, Why Me? Why Not. encuentra sus mayores debilidades en ideas que quizás ameritaban otro desarrollo. “Be Still” ofrece el registro vocal más grave que se le haya escuchado a Liam Gallagher (uno que le evitaría varios dolores de cabeza en vivo), pero que hace difícil tomarlo en serio cuando pone a un consejo de su madre como centro del estribillo. El tema que le sigue, “The River”, es otro de los pocos momentos estrictamente rockeros del disco, y también tambalea sobre la cuerda floja cuando su letra mezcla declamaciones políticas, repudios a la dependencia tecnológica y críticas al stardom con más inocencia que agudeza. La canción que le da título al disco hace el camino inverso: se perfila como una pieza tallada en piedra de desarrollo lento y con la arrogancia como estandarte, pero a medida que crece alcanza un melodismo que no pide permiso pero tampoco tiene entre sus intenciones robarse el protagonismo de la escena. 

Claro que nada es para siempre y “Gone” parece un cierre hecho a la altura que Liam Gallagher cree que le corresponde. En un medio tempo épico con arreglos orquestales y guitarras western, el ex Oasis no puede con su genio y arroja su última piedra a un destinatario evidente (“El cambio de guardia es tan real / Pero antes de que me vaya quiero contarte cómo me siento / Te di la chance de construir una vida digna de ser vivida / Pero cortaste el amor como una vida que nunca volverá a crecer”), un discurso que se siente fuera de lugar respecto al todo. Preferible quedarse con “Halo”, un rock and roll algo tosco guiado por un piano en corcheas y una letra absurda, y otras pruebas de su sentido del humor que muestran que en este álbum parece estar divirtiéndose por primera vez en mucho tiempo.

7.0 10 63

Warner

Liam Gallagher - "Why Me? Why Not."

Warner
Puntaje de los lectores: (62 votos)