21/10/2019

Kim Gordon - "No Home Record"

La ex Sonic Youth cambia de forma para atacar.

Kim Gordon
7.9 10 9

Matador Records

Kim Gordon - "No Home Record"

Matador Records
Puntaje de los lectores: (8 votos)

Durante treinta años, Kim Gordon fue "la chica del grupo" en Sonic Youth, una fuerza creativa distintiva dentro de un cuarteto que se dedicó a revolucionar la forma de hacer rock de guitarras con el ruido como principal aliado. Durante ese tiempo, la cantante, bajista y guitarrista se sobrepuso a su timidez -hay que ver esas primeras fotos en las que usaba anteojos- hasta convertirse en un icono "alternativo", un espejo en el que se miraron cientos de mujeres que querían salir a tocar.

Como Sarah Connor en la secuencia final de Terminator II, Kim Gordon sólo encontró ruta desconocida por delante después de la separación de Sonic Youth, el daño colateral de su divorcio de Thurston Moore. El cambio fue drástico: después de erigirse como un símbolo de Nueva York, la dama volvió a Los Ángeles -donde había crecido- y retomó las artes plásticas como modo de expresión. La música volvió a fluir a través de Body / Head, un dúo de guitarras con Bill Nace que no se alejaba demasiado de las travesías exploratorias de su antigua banda. Y un día, a los 66 años y tras 38 de carrera, finalmente le estampó su nombre a un álbum.

No Home Record, se llama. Un álbum sin hogar de una artista que se encuentra ante un mundo diferente al que le hubiese gustado, tanto en lo personal como lo global, y reacciona, ella también, de modos inesperados. Hay algunas pistas para ligarla al pasado, pero en general Gordon cambia de forma (del susurro al aullido) para atacar al capitalismo de la era Trump, la decadencia de un sistema que le permitió disfrutar de una vida con algunas comodidades pero que siempre identificó como injusto. A veces de modo directo, en la mayoría con lo que yace entre líneas, la artista traza una panorámica en las que las fake news (y otras falsedades) tienen una pátina de arte que distrae y confunde.

KIm Gordon

El disco abre grave, con lo que parecen ser una tuba y un cello combinados, pero enseguida "Sketch Artist" se convierte en una suerte de trap producido por Trent Reznor, con rayos y centellas que irrumpen en pequeños paisajes bucólicos. "Es como un hombre viejo al sol / y el repique del viento golpea", repite Gordon. "Air Bnb" es un escupitajo art punk como los que grababa en Free Kitten, en este caso para poner de manifiesto el vacío detrás de la publicidad, incluso de la que hace cada propietario que alquila su casa a visitantes ocasionales.

"Paprika Pony" vuelve a jugar con programaciones de trap, pero el resto de los elementos de la canción son bien experimentales, mientras que "Murdered Out" (la canción con la que empezó a pensar en la posibilidad del disco) sumerge la voz de Kim Gordon en un miasma de electricidad guitarrera que incluye al plug como parte del instrumento. "Encendeme", grita la cantante, una y otra vez. "Don't Play It" también toma la repetición de una frase como sostén, sobre una base que suena como una discoteca a través del tubo de una aspiradora (encendida).

"Cookie Butter" toma al trip hop como un chico que juega con masa y después de deformarlo a gusto le clava objetos, en este caso guitarras chirriantes. En "Hungry Baby", el punto de vista es el de un hombre que acosa sexualmente a una mujer, mientras suena una suerte de cover desenfrenado de "1970" de The Stooges. En cambio, en "Earthquake" el blanco es una especie de niño-hombre que la lastimó (cada uno arriesgará sus propias conclusiones), al que le dice "Querés que te vea / ¿Tenés 12?".

La atmósfera experimental -con feedback de guitarras, una base morosa y ruido de todos los colores- toma por asalto "Get Yr Life Back", mientras Gordon, fiel a sus orígenes, cuestiona el estado de las cosas. "El final del capitalismo / ganadores y perdedores", arranca, y luego reproduce frases sin sentido tomadas de publicidades como "Recuperá tu vida, yoga" o "fiesta de vidrio hecha en China". Es un collage intenso que le pone fin a un álbum con el que la artista se reconstruye para el presente, aunque su espíritu indómito ya debe estar pensando en el futuro.

7.9 10 9

Matador Records

Kim Gordon - "No Home Record"

Matador Records
Puntaje de los lectores: (8 votos)