15/03/2016

Iggy Pop - "Post Pop Depression"

De la mano de Josh Homme, la Iguana recupera al rock. Y viceversa.

8.9 10 31

Loma Vista

Iggy Pop - "Post Pop Depression"

Puntaje de los lectores: (30 votos)

"Siento que ya no puedo escribir buenas canciones de rock", le confesó Iggy Pop a quien suscribe durante una entrevista en 2009. "Cuando tenía 50 y pico, mis canciones de rock se pusieron más estúpidas y genéricas, aunque siempre tenía algo en los discos que era realmente bueno... y que generalmente no era rockero". Desde un tiempo antes, la Iguana había intentado infructuosamente cambiar de piel, con discos que lo llevaban más al terreno del crooner, mientras seguía pateando culos en vivo junto a los renacidos Stooges. Pero, sí, daba la sensación de que en el estudio sólo podía caer en rimas remanidas cuando lo que sonaba de fondo era un riff.

Y entonces entró en escena Josh Homme. Sucede que Iggy siempre fue Iggy, la bestia habituada a salir ensangrentada -pero con la sonrisa de oreja a oreja- de cualquier reyerta que implicara guitarra, bajo y batería. Pero también es cierto que, como compositor, durante toda su carrera precisó de un buen dealer de melodías a su lado. En sus comienzos, la fiereza básica de Ron Asheton encendía la mecha para que Jim Osterberg se transformara en un Stooge, tarea que más tarde asumió James Williamson. La transición entre la banda que inventó el punk antes del punk y el zigzagueante camino solista de Iggy fue con la mejor compañía posible: David Bowie. El que pronto sería el Duque Blanco produjo y coescribió los dos primeros trabajos de Mr. Pop, The Idiot y Lust for Life, no tan influyentes como los discos de los Stooges, pero igual de gloriosos. Y ambos cantantes volvieron a trabajar juntos en Blah Blah Blah, que supuso un (efímero) cambio de dirección para la Iguana en los 80.

Desde Bowie y hasta que se puso en contacto con el líder de Queens of the Stone Age, ningún otro colaborador de Iggy dio la talla. Incluso su disco más exitoso, Brick by Brick, no tiene composiciones a la altura de lo que había hecho con los Stooges y en sus primeros dos álbumes solistas. A priori, que trabajara junto a Homme generaba la esperanza de que todavía la Iguana pudiera tener dentro de sí algunas de esas canciones rockeras que, según había dicho, ya no le salían. Y el trabajo paciente y silencioso de intercambio entre ambos músicos, que recién dieron a conocer cuando sus frutos estuvieron maduros, alimentaba la expectativa de encontrarse ante una obra superior a lo que Iggy había facturado en más de dos décadas.

Pero habían pasado demasiados álbumes inconsistentes o directamente malos como para que alguien esperara un discazo como Post Pop Depression. "Voy a meterme a la fuerza en tu corazón / voy a arrastrarme bajo tu piel": no hay barricadas posibles que puedan contener la amenazante pasión con la que Iggy salta a los parlantes en "Break into your Heart". Las guitarras de Homme se multiplican mientras el cantante planta bandera, y cuando entran la batería de Matt Helders (Arctic Monkeys) y los teclados Dean Fertita (QotSA, The Dead Weather), todo está en su lugar: el espíritu que los músicos rastrearon en The Idiot y Lust for Life se conjura en un tema que cobra épica sin abandonar su ritmo monolítico.

"Gardenia" tiene algo de ese Iggy que en "Tonight" se salía de la contención de la canción, aunque vuelve una y otra vez a encaminar su voz más madura por un estribillo en el que lo apoyan los perfectos coros de Homme y Fertita. Con gracia, el cantante narra una escena de motel barato "al costado de la autopista al infierno", en la que una dama soñada pasa la noche con "el más grande poeta estadounidense vivo" (que viene a ser él). "American Valhala" arranca con una reminiscencia a "China Girl", antes de convertirse en un ominoso track en el que habla de la muerte como "una píldora difícil de tragar". "¿Dónde está el Valhala norteamericano?", pregunta este peleador de escenarios que ve cerca el final y, enojado, no piensa retirarse sin antes escupir unas cuantas cosas a la cara del sistema. "No tengo nada excepto mi nombre", repite en el final de la canción.

"Esta casa es tan impecable como la declaración de un senador / este trabajo es una mascarada del entretenimiento", canta en la galopante "Sunday", que podría estar firmada por LCD Soundsystem en su mezcla perfecta de música disco y punk. Cuando el ritmo se diluye, entra una voz femenina, mientras la banda se convierte en una orquesta fúnebre de los Balcanes. Enseguida, Iggy y compañía toman nota del desierto que los rodea (el estudio de Homme está en el Mojave): en "Vulture" casi se puede sentir el sol abrasando y a los buitres trazando sus vuelos circulares macabros, mientras Sergio Leone filma un spaghetti western moderno.

Iggy dijo que probablemente Post Pop Depression sea su último disco y, ciertamente, las reflexiones sobre el inexorable paso del tiempo y el valor de la vida tiñen buena parte del álbum. "Cuando llegás a tocar fondo estás cerca de la cima / la mierda se convierte en chocolate", relativiza en el estribillo de la encantadora balada "Chocolate Drops". Sin ponerse en rol de viejo choto que da consejos que nadie le pidió, aporta su mirada y casi que se habla a sí mismo cuando dice "No hay nada en las estrellas si no te movés / no hay nada en la oscuridad, sólo una vieja excusa / Aguantá,  dejalo ir".

"Paraguay", el tema que cierra el disco, se desliza con elegancia mientras el hombre va apagando las luces y acomodando todo para la partida. "No tendré miedo / no conoceré el miedo / tan lejos de aquí / no voy a tener miedo", canta. Ya está, es una forma sutil de dar el saludo final... si no se tratara de Iggy Pop. Lo que parece la coda se transforma, a puro palazo de Helders, en otra canción dentro de la canción, en la que Homme le pone guitarra y coro durante tres minutos a la vieja y querida Iguana de Detroit que, como a fines de los 60, tiene algo que decir sobre el estado de las cosas en su país: "Agarrá tu laptop del orto / y clavátela en tu hija de puta boca mentirosa / y metétela hasta tus entrañas de mierda / vos, mentiroso de dos caras y pedazo de sorete (...) Porque estoy enfermo y es tu culpa / y ahora voy a curarme". Y el acorde final suena como un portazo.

8.9 10 31

Loma Vista

Iggy Pop - "Post Pop Depression"

Puntaje de los lectores: (30 votos)