29/06/2018

Gorillaz – “The Now Now”

Humanoz, al fin y al cabo.

Gorillaz
7.1 10 27

Warner Music

Gorillaz – “The Now Now”

Warner
Puntaje de los lectores: (26 votos)

Cada tanto, Damon Albarn rompe las reglas de su propio juego y saca a los personajes de Gorillaz a pasear por el mundo real. Lo hizo con The Fall, un álbum grabado en un iPad mientras la banda giraba por los Estados Unidos, lo repitió en Humanz, en el que 2D y compañía abandonaban el universo imaginario, y ahora vuelve a repetir la estrategia en The Now Now, quizás el álbum más urgente de la banda animada. Donde antes primaban la sobreproducción, el coqueteo multiplataforma (historias que continuaban en videos y sitios web creados especialmente), el serpenteo entre ritmos y géneros y el desfile de invitados poliestelares, ahora hay once canciones fabricadas bajo un mismo molde y con un espíritu de inmediatez como hilo creativo.

Sin más figuras de renombre que el guitarrista George Benson, “Humility” es un pop sintético que juega al neosoul mientras Albarn se mete en la piel de 2D para hacer alusiones al Brexit y las políticas de portación de armas de Estados Unidos (“Llamemos al cazador con el rifle / Porque ahora mismo, a eso estamos encadenados / Dispará de verdad, te quiero en el cuadro / Por eso te estoy llamando”). Poco después, en “Tranz”, el vocalista animado hace la primera de las varias introspecciones sentimentales del disco, el director autoconsciente de la orquesta de su propio Titanic, que propone bailar aun sabiendo que los problemas siguen a distancia de tiro, mientras todo suena como un post punk generado con un filtro de Snapchat.

El hip hop futurista del que Gorillaz hizo bandera asoma solamente en “Hollywood”, con Jamie Principle y Snoop Dogg como laderos necesarios para desmitificar a la supuesta fábrica de sueños de la Costa Oeste. La referencia geográfica del título es algo más abstracta en “Kansas”, una balada lacrimógena en la que Albarn se debate entre llorar o no, básicamente por no saber si dispone de tiempo suficiente para hacerlo. Sin ningún vínculo locativo en su nombre, el pop distópico de “Sorcererz” apunta sus flechas a los aglomerados urbanos en su conjunto, en donde el murmullo constante del funcionamiento de la ciudad tapa el diálogo interno de su protagonista.

Gorillaz

En la segunda mitad del disco, los destinos dejan de ser sólo títulos para hacer referencia a los lugares dónde fueron escritas las canciones, sino que además sitúan la acción. Con un arpegio de guitarra acústica en leve disonancia, “Idaho” es un relato en primera persona de alguien que se encuentra con un micro de gira en medio de la nada (o, al menos, de un lugar que no es el suyo), y “Lake Zurich” toma su nombre de una localidad semi escondida en Illinois para una pieza de disco microscópica, capaz de iniciar y terminar una fiesta improvisada en menos de cuatro minutos.

Y si las referencias no eran lo suficientemente claras, la inmersión de la fauna de Gorillaz en el mundo real planta bandera en “Magic City”: bajo el nombre con el que es conocida Miami, Albarn vuelve sobre el soul digital para poner a 2D como el observador empírico de la involución humana de la ciudad shopping y su festín materialista (“Estoy en lo alto de la cordillera, mirando hacia abajo / Mientras evolucionamos, envejezco / Si regreso, estaré agradecido / Mirá, pusieron un cartel publicitario en la Luna”). Poco después, la ficción animada parece dejar lugar a la confesión de partes de su creador en “Fire Flies”, otra balada que le debe tanto a un corazón roto como también a la dependencia de los opiáceos.

La fantasía distópica del universo Gorillaz reaparece en “One Percent”, una fábula de contactos del tercer tipo en la que predomina la noción de lo ínfima que puede llegar a ser una especie que se cree dominante. Y entre tanta artificialidad sintética, “Souk Eye” se perfila como una coda orgánica, una bossa nova para androides con poco más que una guitarra, una caja de ritmos y un desenlace agridulce (“Voy a ser un tipo normal para vos, nunca dije que haría eso / ¿Por qué te ves tan hermosa para mí ahora que estás triste?”). El clima amaga con crecer de manera épica antes de desvanecerse, casi un correlato de las ambiciones mínimas con las que Albarn creó el disco menos pretencioso de su propio proyecto, más centrado en la introspección y los miedos de sus propios personajes que en el hábitat ficticio en el que se manejan.

7.1 10 27

Warner Music

Gorillaz – “The Now Now”

Warner
Puntaje de los lectores: (26 votos)