03/04/2018

Erasure – “World Beyond”

Andy Bell y Vince Clarke ponen a su propia obra contra las cuerdas.

Erasure
7.2 10 6

Mute

Erasure – “World Beyond”

Puntaje de los lectores: (5 votos)

Después de décadas de componer canciones que funcionaban como misiles teledirigidos a la pista de baile, en 2017 Erasure decidió que era momento de parar y preguntarse varias cosas. Como resultado, World Be Gone, su ¡decimosexto! álbum de estudio, sorprendió por su tono melancólico y reflexivo, una suerte de respuesta en clave synthpop al escenario político global del aquí y ahora. Y por si la estrategia no había sido lo suficientemente directa, menos de un año después Andy Bell y Vince Clarke encontraron la manera de enfatizar su discurso deconstruyendo su propia obra.   

De la mano del ensamble belga Echo Collective, en World Beyond el dúo británico reformuló las canciones de su anterior trabajo en clave neoclásica sin artificios digitales. No es la primera vez que Erasure toma esta senda: en 1987, Bell y Clarke incluyeron algunas relecturas orquestales en el álbum de remixes Two Ring Circus. Pero esta vez, la incursión es completa y el recurso es también un guiño al proceso compositivo del grupo, cuyas canciones nacen de instrumentos acústicos mucho antes de toda la parafernalia electrónica. “Nuestra teoría es que si la canción y la letra funcionan bien con una guitarra acústica, entonces la canción es buena”, explicó Clarke a Silencio al momento de la salida de World Be Gone.

De ahí que lo primero que se escuche en “Oh What a World” no sea un sintetizador polifónico ni una máquina de ritmos, sino unas pocas notas en campanas tubulares, acompañadas de fondo por el ronquido de instrumentos de cuerda. “Quiero que estés en el programa de protección de testigos, no me gusta en lo que nos convertimos  / Nos transformamos en obsesivos compulsivos” canta Bell en medio de ese clima despojado, y la economía de recursos no hace más que enfatizar el drama que parece arrastrar en su piel. Al momento en el que el piano de Clarke asoma en escena para dialogar con un telón de violines, la atmósfera ya es tan densa que cada exhalación de Bell funciona como una válvula para liberar presión.

Erasure

Con una sección de cuerdas en staccato, un piano creciente y un arreglo de vientos, “Be Careful What You Wish For” es pura melancolía expandida, un recurso que se repite en a “A Bitter Parting” aunque aquí con un aire más pastoral. Entre ambas, “World Be Gone” es el espacio para reagrupar los retazos de un corazón destrozado. “Aunque duele decir adiós, hay resquicios de esperanza en el cielo plomizo / Un día regresaremos, y seguramente haremos las paces / Consecuencias nunca vistas, sombras rotas en una pantalla vacía” , canta Bell, mientras un arpa teje un telón sonoro de fondo. La superación personal llega a la hora de “Still It’s Not Over”, una melodía barroca y dramática que se configura como canción (chamber) pop con el pasar de los minutos.  

“Take Me Out of Myself” suma una nueva figura al cuadro romántico: el pedido de auxilio sentimental propio de Erasure. En continuado, “Sweet Summer Loving” aporta el primer momento en el que Echo Collective afronta la tarea de traducir al formato orquestal los arreglos synthpop de la versión original incluida en World Be Gone. El yeite se potencia aún más en “Love You To The Sky”, primer corte de su álbum anterior, y el único pensado para la pista de baile, sólo que ahora suena más propio para una sala con butacas forradas de terciopelo, más cerca de Rufus Wainwright que de Pet Shop Boys y Right Said Fred.

La búsqueda por llevar el pop sintético al plano barroco recrudece en “Lousy Sum of Nothing”, en la que Bell pone a la misma altura una relación fallida con la crisis global (“Y no sé en qué nos hemos convertido, no reconozco al mundo / Se ve como un asunto sórdido, y la gente no sabe cómo hacerse cargo”). Y entre tantas nubes negras, “Just a Little Love” aporta la cuota reglamentaria de esperanza justo sobre el final, una súplica de una cuota de amor reglamentaria para soportar tiempos difíciles. Aun con algunas faltas de matices ante la reiteración de recursos, World Beyond es la dosis necesaria de oxígeno para renovar la energía después de tres décadas y media de carrera.

7.2 10 6

Mute

Erasure – “World Beyond”

Puntaje de los lectores: (5 votos)