23/05/2017

Café Tacvba - "Jei Beibi"

El mundo podrá ser un lugar más inestable, pero no por eso hay que dejar de divertirse.

Café Tacvba
7.0 10 22

Melotrón

Café Tacvba - "Jei Beibi"

Puntaje de los lectores: (21 votos)

Hay un movimiento en Re, la obra cumbre de Café Tacvba, que sigue sorprendiendo hasta hoy. Es la transición entre el cuarto track, “El borrego”, y el quinto, “Esa noche”, en el que se pasa sin escalas de un thrash metal incómodo e industrial a un bolero suave y orgánico. Casi que se trata de una declaración de principios, dejando en claro que se está frente a una banda lúdica, ecléctica y desprejuiciada. Para esa época, todo estaba en estado de ebullición y el mix de raíces folklóricas mexicanas con el rock alternativo encajaba perfecto en tiempos de orgullo regional globalizado, aquellos tempranos 90 en los que se consolidaba la categoría “rock latino” de la mano de la aparición de la señal para América latina de MTV. Durante las dos décadas siguientes, los mexicanos crecieron y maduraron, y aunque no perdieron los rasgos distintivos, sus discos se volvieron más homogéneos y ellos más serios.

Jei Beibi, octavo álbum de su discografía y primero publicado en forma independiente, es un intento por recuperar aquellos principios de juego y diversidad, pero con algunas diferencias: en lugar de ser propulsados por las raíces locales, el tamiz es la variedad de sonidos pop, y en lugar de derrochar jovialidad, se ven afectados por la realidad que los rodea. Estas diferencias se fundan en que el contexto actual es bien distinto al de aquellos 90. Son tiempos más globalizados (Café Tacvba es también una banda más global), más inmediatos y cada vez más dispersos, con decenas de voces discutiendo sobre decenas de cosas a través de decenas de canales. Todo lo sólido se desvanece en el aire, profetizaba Karl Marx, y un siglo y medio después se vive en un mundo con menos consensos, cada vez más difícil de descifrar y sacudido por fuertes terremotos político-sociales que pocos previeron; especialmente en el último año, período en que los mexicanos le dieron forma a las canciones.

Este contexto de fragilidades atraviesa Jei Beibi de principio a fin, con una lírica pesimista y dubitativa, y un sonido marcado por el eclecticismo extremo, cuyo resultado no es del todo eficiente. Así, si se tuviera que representar gráficamente la primera parte del álbum, sería como esos balances económicos en los que la línea cae y se levanta de forma drástica. “1-2-3”, canción de apertura, es un power pop aeróbico. Acto seguido, bajan considerablemente el tempo con “Matando”. El ritmo sube de modo repentino con “Automático” (algo así como “Rarotonga” dentro de un arcade), vuelve a caer estrepitosamente con el bolero “Enamorada”, para terminar desembocando en “Futuro”, una cumbia de texturas electrónicas cuidadas.

Aquel recurso "El borrego" - "Esa noche" se repite una y otra vez, pero en lugar de encantar por lo inesperado, incomoda por lo discontinuo. La conexión, en todo caso, pasa por la poética angustiosa: “1-2-3” es animada pero agridulce, con una referencia a los 43 estudiantes desaparecidos en la localidad mexicana de Ayotzinapa en manos de la policía y el ejército; “Matando” está llena de frases y preguntas atormentadas (“¿Cuántos seres vivos cobrarán esa gota de agua que despreciás?”); “Automático” es una toma de posición anti-establishment; y “Futuro” presenta una batalla entre la vida y la muerte.

Café Tacvba

Sobre la mitad, el disco intensifica su seriedad de la mano del tecladista Emmanuel “Meme” del Real, que hace un gran aporte en “El mundo en que nací”, una balada íntima y profunda, mezcla entre “Vos sabés” de Los Fabulosos Cadillacs y “Exit Music (For a Film)” de Radiohead, que alcanza un pico altísimo de emoción, y parte al trabajo en dos. Desde allí, el disco baja las ambiciones, logra ordenarse, y la banda gana mucha fuerza al concentrar sus esfuerzos en la suerte de las canciones más que en el juego de transiciones fragmentadas.

La voz de Rubén Albarrán es uno de los puntos más fuertes de Jei Beibi gracias al trabajo delicado que realiza con su timbre, algo que se había perdido en su predecesor, El objeto antes llamado disco, a partir del experimento de grabación en vivo. Acá encuentra expresiones muy finas y ajustadas, robándose el protagonismo en una buena parte de las canciones. “Me gusta tu manera” y “Vaivén” son los mejores ejemplos: la primera es un trap logradísimo en el que el vocalista se mantiene los cuatro minutos cantando con gesto de duckface, mientras que la segunda sostiene la tensión hasta llegar a niveles dramáticos, generando uno de los mejores momentos del trabajo.

Después del folk-rock “Que no”, cuyo quiebre recuerda a la versión de “Metamorfosis” en Avalancha de éxitos, la oscuridad vuelve a apoderarse del ambiente con “Diente de león”, otra vez con un gran trabajo vocal de Albarrán, que se abre a través de una mirada autorreflexiva deudora de estos tiempos ruidosos: "Quiero guardar silencio para escucharme bien / Dejar de ser un sordomudo de mi propio ser”. En la misma senda se mantiene “Disolviéndonos”, con un tono melancólico que retoma aquella profecía del Manifiesto Comunista (“Se desvanece todo, todo el tiempo / Se disuelve y se pierde como un sueño”) y le hace un guiño a “El ciclón”, clásico de Re (“Todo gira y da vueltas en suspenso”).

Los temas de está segunda parte son más robustos y sólidos, y si bien siguen apostando a los claroscuros, el trabajo de costura es mucho más sutil. Sin embargo, antes del final aparece de nuevo la dispersión. Como debe ser por su título, “Disolviéndonos” planea alto y termina de modo etéreo, pero el viaje se interrumpe repentinamente con “Celebración”, una canción que trae de vuelta al Café Tacvba popular, alegre y de taconeo. “La tristeza y la alegría forman parte de esta celebración”, arenga con energía Albarrán. “Vámonos preparando ¡Esto ya va a comenzar!”, dice parajódicamente en el final. El mundo podrá ser un lugar más inestable, pero no por eso hay que dejar de divertirse.

7.0 10 22

Melotrón

Café Tacvba - "Jei Beibi"

Puntaje de los lectores: (21 votos)