02/06/2016

Bob Dylan - "Fallen Angels"

Otro paseo por el cancionero de Sinatra, con menos sorpresa pero calidez similar.

Bob Dylan
7.4 10 5

Sony Music

Bob Dylan - "Fallen Angels"

Puntaje de los lectores: (4 votos)

Era el Golden Boy para los seguidores del folk y terminaron acusándolo de Judas por electrificar su música. Se "guardó" tras un accidente de moto y reapareció con nuevos ímpetus cuando ya varios lo daban por retirado. Su conversión al cristianismo lo llevó a grabar (feos) discos religiosos. Fue parte de los Traveling Wilburys cuando nadie lo imaginaba en una superbanda. Y cuando la percepción general era que se trataba de una leyenda con la creatividad en cuarteles de invierno, apareció con Time Out of Mind y le dio un nuevo vuelco a su carrera. Es que el trayecto artístico de Bob Dylan siempre ha sido zigzagueante -como para asegurarse de que nadie pueda sacarle del todo la ficha- y, de paso, crucial para la música popular de dos siglos.

Tampoco nadie se esperaba hasta el año pasado que Dylan grabara un disco de versiones. Y mucho menos que decidiera abordar un repertorio que cantaba Frank Sinatra. Bueno, los fans sabían del amor del cantautor estadounidense por La Voz y las canciones de los años 50, pero Shadows in the Night fue otro de esos volantazos súbitos en los que a veces desbarrancó y otras encontró caminos que hasta entonces nadie había visto. Desde el mismo concepto, Dylan aventajó artísticamente a otros cantantes que abrevaron en el mismo cancionero o similares (besis, Rod Stewart), porque eludió el lugar común de los hits y de la orquestación grandilocuente. Al frente de la banda que lo acompaña en sus giras, le sacó lustre a gemas ocultas de un período en el que Sinatra se interrogaba por el destino de las relaciones desde distintos enfoques.

¿Era de esperarse una continuación de la idea? Sí y no, porque con Dylan nunca se sabe. Pero él tenía muy en claro que quería seguir explorando ese repertorio que le permite endulzar su voz como pocas veces ha sucedido (y menos desde que su tono nasal se tornó rasposo), y crear una imaginería de bar lleno de humo y con carteles de neón que más que titilar, tiemblan. Uno de esos en los que los tahúres se cuidan bien de mostrar sus cartas hasta el momento del golpe final, como parece sugerir la tapa de la nueva incursión del cantante en el cancionero de Sinatra: Fallen Angels.

fallenangels

Una vez más, Dylan evita obviedades como "New York, New York" o "My Way", y bucea en un catálogo pródigo en melodías tan bellas como memorables, Y las encara con tanta sobriedad y respeto que se torna clarísima la importancia que este trabajo tiene para él. A su banda le sumó al guitarrista Dean Parks y le restó los bronces, lo que le da todavía más sensación de intimidad a su enfoque. El protagonismo, obviamente, está en la voz cascada de Dylan, pero no le va muy en zaga la labor de Donnie Herron en pedal steel y viola, que encuentra el punto justo para brillar sin la necesidad de fanfarroneadas de virtuosismo.

"Melancholy Mood" parece resumir en su título la propuesta del álbum, que sólo levanta levemente el pulso en "Old Black Magic". El punto máximo de esa melancolía -y, por ende, del disco todo- está en la "Maybe You'll Be There", que le calza perfecto a la garganta de Dylan. "Skylark" es otra canción que se adapta con naturalidad al concepto de la-mejor-banda-de-bar-del-mundo de Fallen Angels, mientras que en "It Had to Be You" suena forzada tanto en su versión como en la interpretación vocal. "Nevertheless" también convierte al Tin Pan Alley en una taberna, "All or Nothing at All" fluye sobre una atmósfera con discretos tintes jazzeros y "Come Rain and Come Shine" cierra con otra declaración de amor austera y un esfuerzo extra del cantante para dulcificar su tono (aunque logrado a medias).

Fallen Angels Shadows in the Night son hermanos gemelos, tan parecidos que hay que prestar mucha atención para notar esas pequeñas diferencias que terminan por constituir sus personalidades distintivas. Sin la sorpresa que significó la aparición del primero de los volúmenes, su sucesor no provoca el mismo impacto inmediato, pero su calidez invita a escuchas sucesivas. Por supuesto, un álbum con nuevas composiciones de Dylan vendría más que bien como próximo paso, pero si el hombre decide seguir internándose por este cancionero a prueba de balas tampoco habrá demasiado para reprocharle: hay todo un catálogo en el que explicó cómo ve al mundo para explorar una y otra vez. Mientras tanto, que reparta las barajas como se le cante, porque aunque no tenga un poker de ases en todas las manos como en los 60, puede armar juego y pelearle al más taimado.

7.4 10 5

Sony Music

Bob Dylan - "Fallen Angels"

Puntaje de los lectores: (4 votos)