09/05/2016

Beyoncé - "Lemonade"

La ex Destiny's Child se convierte en la artista pop que define la década.

9.6 10 25

Sony Music

Beyoncé - "Lemonade"

Puntaje de los lectores: (24 votos)

Decir que Lemonade es el disco del año sería tomar un atajo. Sucede que, más allá de los gustos personales de cada oyente, el sexto trabajo de Beyoncé como solista no sólo es brillante sino que grita "2016" por todos lados (incluso en el hecho de que por el momento sólo se consiga en Tidal o en descargas). Pero una obra de la complejidad y múltiples facetas como ésta se merece más que elegir el camino más corto. Y quizás el resultado de internarse por esos diferentes aspectos termine siendo incluso más impactante que el de la frase del principio. ¿Qué tal si Lemonade, que encima viene con una película como compañía, es el álbum con el que Beyoncé se convierte definitivamente en la artista pop de la década?

Ya el disco anterior de la ex Destiny's Child era cosa seria, pero en éste da un salto hacia la estratósfera en sus méritos artísticos. Y si en ese Beyoncé (2013) celebraba el amor marital, ahora está herida por la traición, e invita a una travesía que atraviesa el dolor hasta llegar a la sanación. Aunque, claro, de paso le habla al presente como nadie: es una feminista que mueve las caderas, pone la cuestión racial en primer plano (en tiempos de "Obama out"), maneja como artista la relación de una pareja estelar (su marido es el célebre rapero y productor Jay-Z), y aborda una paleta de géneros musicales que no solo sorprende sino que llega a descolocar. Sobre todo porque cada incursión en terrenos que deberían serle "extraños", en lugar de dar la idea de dispersión, se convierte en cimiento para una obra monumental.

El álbum comienza con unas onomatopeyas de Bey en diferentes planos sonoros, sólo acompañada por modulaciones electrónicas graves, hasta que finalmente canta. Y lo primero que dice es: "Se puede saborear la deshonestidad / Está en todo tu aliento". "Pray You Catch Me" es una balada austera en la que cada elemento está colocado justo para realzar el trabajo vocal y la sensación de que algo está por explotar en la relación debido a la sospecha de infidelidad. La confirmación llega con "Hold up". "Ellas no te aman como yo te amo", canta y le dice al varón en cuestión: "es una pena / que hayas dejado que este amor bueno se vaya a la basura". La cosa se torna más personal cuando le pregunta rapeando si las mujeres le darían la misma bola si todavía fuera pobre y no la estrella que es. Además de dar una lección de la versatilidad que precisa una cantante de R&B en los tiempos modernos, el mensaje es claro: el destinatario es Jay-Z.

Beyoncé

Y entonces Beyoncé explota de furia: "¿Quién carajo te creés que soy? / No estás casado con una perra promedio / Podés ver mi culo gordo doblar / mientras yo salto a la próxima pija", le suelta en "Don't Hurt Yourself", un track de soul sujeto a electrocución mediante la participación de Jack White y un sample de Led Zeppelin. Resulta que la diva pop puede rockear mejor que unos cuantos y convertir el enojo en arte, sin dejar de recordarle a su marido que va a perderla si sigue boludeando. "Este es el aviso final", le advierte, y la furia funciona como catarsis para lo que viene. En "Sorry", Bey sopesa opciones, y decide que ella y su hija no estarán bien si se va dejando una nota de despedida, aunque antes de eso le muestre sus dedos medios al marido y se arrepienta de la noche en que se casó. Y en "6 Inch", con The Weeknd como aliado, le pega duro a la tercera en discordia y termina pidiéndole a él que vuelva a casa.

La cantante encuentra algo de consuelo en las enseñanzas -un tanto dudosas y "armamentistas"- de su padre en "Daddy Lessons", en la que torna pop al country (in your face, Taylor Swift) y lo enriquece con caños, en una metáfora musical de lo que más adelante explicitará en la letra de "Formation": sus orígenes texanos mezclados con la herencia creole de su madre. En "Love Drought", se toma el tiempo de reflexión después de la tormenta y entiende sobre las flaquezas de su marido, pero vuelve a creer en la posibilidad del amor entre ambos. Otra vez, una exquisita producción basada en electrónica minimalista pone el poderío de la garganta de Beyoncé al frente, sensación que se multiplica en la balada a voz y piano "Sandcastles". La hora de seguir adelante llega en la brevísima "Forward", en la que James Blake aporta su producción de avanzada para darle al álbum un color más (y van...).

Samples de una canción carcelaria grabada por Alan Lomax y de la banda psicodélica Kaleidoscope le dan marco al himno "Freedom", en el que Beyoncé sostiene que seguirá adelante "porque un ganador no renuncia", justo antes de que Kendrick Lamar lleve su flow hasta el paroxismo de las palabras. En el final del tema se escucha a la abuela de la cantante, que en su fiesta de cumpleaños 90 dice la frase "me dieron limones y yo hice limonada". Justo lo que su nieta más famosa hace con su álbum: la vida la hizo pasar por un trago amargo y ella lo reconvirtió en una forma de arte capaz de tocar a las multitudes. Y cuando llega "All Night" (el tema más "convencionalmente" pop del álbum) la sanación ya ha sido completada: "Con cada lágrima llegó la redención / Y mi torturador se convirtió en un remedio".

Con el ciclo cumplido, todavía queda una canción para que Beyoncé le ponga el moño al disco que la define como la gran artista pop de la década: "Formation", que fue el adelanto del álbum, celebra la mezcla de razas que le dio origen -y tiene un video en el que alude a la violencia policial contra los negros en Estados Unidos-, pone a todo el mundo a mover las caderas y deja un último consejo a sus congéneres: "Siempre mantené la gracia / la mejor revancha es tu papel". La diva podría haber salido a hacer un escándalo en los tabloides, acusar con nombre y apellido a la que se metió con su marido, y llorar en cuanto talk show hubiese querido recibirla (que, básicamente, habrían sido todos). En cambio, apareció con una obra que la eleva y cierra el episodio sin siquiera nombrar a los causantes del dolor. La dama mantuvo la gracia y la mejor revancha se llama Lemonade.

9.6 10 25

Sony Music

Beyoncé - "Lemonade"

Puntaje de los lectores: (24 votos)