27/04/2019

Beyoncé - "Homecoming"

Pónganle Beychella a ese festival de una buena vez.

Beyoncé
9.0 10 12

Sony Music

Beyoncé - "Homecoming"

Sony Music
Puntaje de los lectores: (11 votos)

“La persona menos respetada en Estados Unidos es la mujer negra". La frase de Malcolm X ya aparecía en Lemonade, la obra maestra de Beyoncé, pero que la voz del líder afroamericano haya sonado en el festival de Coachella fue, más que una declaración de principios de la artista, un llamado a la acción. "¿Hay mujeres fuertes aquí esta noche?", preguntó la ex Destiny's Child en sus presentaciones del año pasado, como para que quedara en claro a quién dirige especialmente su mensaje. Pero no exclusivamente: cualquiera está invitado tanto a deslumbrarse con el talento de esta mujer sin par como a reflexionar sobre su propia visión e ideología. Eso, sin dejar de bailar, por supuesto.

Varios hechos conviritieron a "Beychella" en un evento sin precedentes: fue la primera vez que una mujer cerró el encuentro californiano en 20 años de historia, mostró un espectáculo con unas doscientas personas con impactante coordinación en escena durante dos horas en un festival y le enseñó al mundo aspectos de la cultura negra tan ricos como ignorados por el resto del mundo. Homecoming, el film de Netflix que recupera los shows de Beyoncé en Coachella, impacta por el camino recorrido por la artista hasta esas presentaciones épicas y por el increíble modo en el que reimaginó su obra para amplificar su mensaje. El despliegue visual en escena es fabuloso, sobre la base de las celebraciones de las universidades negras en los días de reuniones de exalumnos.

Homecoming - The Live Album es la compañía indispensable del film, con algunos méritos que resaltan por sí solos sin la necesidad de las imágenes. Las versiones de "Freedom", "Formation", "Sorry", "Diva" y "I Care" suenan renovadas con la formación de marching band (línea de tambores, otra de caños y un coro descomunal), "Drunk in Love" es capaz de devolverle la esperanza a cualquiera con el corazón roto, y "Mi gente" muestra amplitud musical y discursiva junto a J Balvin (que no aparece en la película). "Don't Hurt Yourself", por otra parte, se eleva incluso más que en la versión de estudio, reimaginada pero sin perder su esencia: las puteadas de la cantante hacia el marido infiel no necesitan de guitarras para atronar.

Beyoncé

Jay-Z, el supuesto objeto del enojo (y de Lemonade todo), aparece en escena para "Deja Vu", otro de los grandes momentos de un disco en vivo que sólo decrece levemente en interés cuando Beyoncé sale del plano auditivo. Por ejemplo, en algunos interludios o cuando (en el film) se pone a bailar con su hermana Solange. Como contrapartida, "Run the World (Girls)" y el agradecimiento a todas las mujeres que le abrieron las puertas para llegar a la cabeza de cartel de Coachella se convierten en una celebración femenina colectiva. Por si queda alguna duda de dónde se para Bey, se escucha la vos de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie con la frase "Feminista: una persona que cree en la igualdad social, política y económica de los sexos".

Todo el espectáculo fue una amalgama de talentos, con el de Beyoncé en lugar destacado, pero no único. Y por elección de la propia artista, está más que claro. El momento en el que revivió por un ratito a Destiny's Child junto a sus excompañeras Kelly Rowland y Michelle Williams en un medley de "Lose My Breath", "Say My Name" y "Breathe" demostró que el trío bien podría estar dominando los charts pop del mundo si no fuera porque a la señora Knowles-Carter semejante objetivo ya le queda chico. Ya en el final del disco, el derroche vocal en "Get Me Bodied" y el perfecto R&B de "Love on Top" recuerdan que Queen Bey es una artista completa, pero ante todo una cantante descomunal.

Beyoncé parece haberse tomado como una tarea personal que la frase de Malcolm X citada al principio sólo pase a ser un recuerdo de épocas mucho más injustas. No está sola en la tarea, porque hay centenares de mujeres negras levantando su voz y sus cualidades para que el presente deje de ser sólo la resistencia al Make America White Again de Donald Trump (bueno, él dice "great", pero los ejemplos están a la vista...) y se convierta en avance. Llegará el momento en que la igualdad no tenga que ser una lucha sino el status quo y en el que el respeto por las diferencias supere incluso a la tolerancia.

El Homecoming de Beychella fue un paso en ese camino, ahora amplificado por el film y el disco en vivo, donde el pop, el r&B, el hip hop, el gospel y el soul se amalgaman en la bajada de línea más funky y artísticamente ambiciosa que pueda imaginarse. No sólo se trata de uno de los mejores álbumes en vivo que se puedan escuchar: también es uno sumamente político, fascinante y necesario.

9.0 10 12

Sony Music

Beyoncé - "Homecoming"

Sony Music
Puntaje de los lectores: (11 votos)