27/12/2018

Bad Bunny – “X100PRE”

Desamor, poder y autotune.

Bad Bunny
8.5 10 38

Rimas Entertainment

Bad Bunny – “X100PRE”

Puntaje de los lectores: (37 votos)

Yo no uso Retro“, canta Bad Bunny en “Otra noche en Miami”, uno de los temas de X100PRE, su primer álbum como solista. Y si bien esos versos hacen referencia a la línea de zapatillas de Michael Jordan, esta vez la gran estrella del trap latino puede no usar Retro, pero sí lo retro: sacar un disco. Así termina 2018 el Conejo Malo. Después de sacar una decena de singles y sumarse a otras tantas colaboraciones, decidió sorprender con un larga duración de 15 (!) canciones, el formato que los artistas de su género y generación ningunean sin culpa.

Pero lo de Bad Bunny parece tratarse menos de una reivindicación del disco como unidad de sentido que de otra muestra de su voracidad. Al cantante nacido como Benito Antonio Martínez Ocasio no le importa expandirse en el tiempo (no hay ansias de futurismo ni arqueología retromaníaca en sus canciones) sino en el espacio (real y virtual). Tal vez mejor que nadie, entendió que cualquier punto del planeta es conquistable en el mapa pop post “Despacito”. Giras mundiales, likes, clicks, stories en Instagram, apariciones televisivas en el programa de Jimmy Fallon… omnívoro & omnipresente.

Desde lo musical, X100PRE es el correlato sonoro de esa ambición. Una producción descomunal que va de un inicio con ukelele en la descorazonada “NI BIEN NI MAL” a un arrebato de dance noventoso en “Otra noche en Miami”, pasando por las guitarras en corcheas de “Tenemos que hablar” (¿rock altrapnativo?) y el martilleo regionalista en “La Romana” (chequear Lírico en la casa). Bajo los mantos unificadores del trap y el post-reggaetón, Bad Bunny es un vórtice en el que confluyen distintos tipos de ritmos, tópicos y feats (Diplo, Drake, El Alfa).

Bad Bunny

Así como muchos de los temas de X100PRE se construyen en la combinación de bloques monoparte que se unen como mosaicos sin transición, Bad Bunny canta sobre dinero y corazones rotos con la misma ambivalencia. Toda la flexibilidad de la que carecen las canciones en estructura y armonía aparece representada en las melodías y el flow. Incluso cuando dice sentirse un rey en “200 MPH”, se lo escucha compungido, resignado ante la evidencia de que no hay objeto para la falta. Los pasajes de egotrip y machismo están (“Caro”), sólo que apenas se dejan ver entre tanto llanto y añoranza de un tiempo perdido (“Si estuviéramos juntos”, “Cuando perriabas” y “Como antes”). El Conejo Malo se compara con Cristiano Ronaldo y con Kevin Durant, se regodea en su colección de autos (un BMW, un Mercedes Benz, un Maserati) y puede conseguir la mejor marihuana (Khalifa Kush), pero no puede dejar de lamentarse por amores que lo abandonaron, haya sido o no su culpa.

Con la voz a veces más y a veces menos procesada, Bad Bunny se prueba como un cantante que es pura expresión. En “Solo de mi” (prestar atención al video deconstruido), o cómo Frank Ocean entendería al reggaetón, hamaca sus penas con un falsete medido sobre una base clásica pero desprovista de toda calentura, hasta que de pronto una coda final pide perreo a gritos. Invadido por la nostalgia en “Como antes” y el drama existencialista en “RLDNT”, no puede controlar los registros y la melancolía lo desborda en graves repletos de cámara y sobreagudos al límite de la desafinación.

A lo largo de 15 canciones, X100PRE tiene todo para convertirse en un punto de inflexión para el trap latino ¿Se animarán sus pares a competirle en el terreno del álbum? ¿Cómo se medirá su éxito en este presente de viralización cortoplacista? ¿Cuál será el próximo desafío artístico en el género? Nadie necesitaba menos sacar un disco que Bad Bunny. Y sin embargo aquí está, a corazón abierto, dispuesto a demostrarles a propios y extraños que él pudo, entre la arrogancia y el desamor. Será que, a veces, ni el autotune es capaz de contener tanta tristeza.

8.5 10 38

Rimas Entertainment

Bad Bunny – “X100PRE”

Puntaje de los lectores: (37 votos)